Iglesia Cristiana Cuidad Satelite
“Una iglesia a la altura de las circunstancias”

En el año 1997, un equipo de chilenos y un misionero norteamericano, Jim Green, todos un tanto cansados, luchaban con un proyecto educacional que no resultaba. Una tarde los chilenos se acercaron al misionero insistiendo en que Dios estaba apuntando a plantar una iglesia, así llamando al equipo a postergar los proyectos educacionales.
Y así empezó la iglesia en Ciudad Satélite de Maipú, 18 km al sur poniente del centro de Santiago. Trece personas se reunían en una oficina de 32 metros cuadrados, dirigidos por el equipo de Jim Green, Juan Carlos Campos, Hugo Cataldo, y Waldo Latrach.
Reconociendo que Dios estaba por bendecir la nueva Iglesia, los líderes chilenos en forma proactiva encontraron un lugar mas amplio para la iglesia. Un día le dijeron al misionero que habían estado orando por esa propiedad y sentían que Dios la había elegido para la iglesia. Así que los Green vendieron su último vínculo con los EEUU, o sea su casa, y compraron la propiedad (luego, Dios reemplazó los fondos y aún más. Comuníquese con nosotros y le contaremos la historia).
Y ¡qué lugar más asombroso! Situado al fondo de un pequeño mall, gastado y deteriorado, sin pared exterior alguna, siendo seguramente un riesgo para la salud, habiendose usado como lavaseco durante años. Sin embargo comprendía 100 metros cuadrados de espacio, y en realidad, hacer algo tan feo apto para el reino de Dios es una parte de lo que a veces hace divertida la obra misionera.
Trabajando en clima frió y húmedo, el equipo logró adornar el lugar, y ahí la iglesia celebró su verdadero nacimiento en el año 1997, luego replicándose de adherentes una y otra vez durante los próximos años. Rápidamente la nueva sala de reuniones se hizo pequeña.
Dios bendijo a la iglesia de nuevo en el año 2002, proveyendo el lugar más grande al lado a descuento del 60% del precio.
Desde esta base de operaciones, Iglesia Cristiana Ciudad Satélite sigue insertandose en la vida de la comunidad de Cuidad Satélite. Nunca descartando el valor del intelecto, la iglesia se ha hecho el hogar espiritual de muchas personas con formación universitaria.
Ha impactado tanto el área cercana como mucho más allá al involucrarse en la comunidad. Por ejemplo, la primera sala de reuniones se usaba durante varios años como centro comunitario, y ahora se embellece con finalidad de instalar un taller educativo extra-escolar para los niños.
Sin diluir el evangelio de ninguna manera, la iglesia ha crecido al punto de tener dos servicios los domingos, y pronto una más. La próxima generación de líderes pastorales ya se entrena en la iglesia, la cual está por fe pagando sueldos para que alumnos universitarios de alto potencial trabajen medio jornada en la iglesia.
A lo largo de los años algunos miembros originales se han graduado a nuevas vocaciones en otros lugares. Waldo Latrach ahora tiene un llamado vocacional como asesor educacional sicológico para escuelas públicas. Hugo Cataldo tiene una práctica exitosa de consejería en las iglesias de Iberoamerican Ministries en el centro de Maipú. Juan Carlos Campos, junto con su esposa Nélida, sigue como pastor general de la Iglesia Cristiana Ciudad Satélite. Es un honor trabajar codo a codo con siervos como ellos, dedicados a ver el avance del reino de Dios con poder.
¿En qué puede ayudar Ud.?
Iglesia Cristiana Ciudad Satélite siempre funciona por fe. Hay por lo menos dos urgentes necesidades que los líderes esperan que el Señor y su pueblo suplan:
  • $3,000 dólares para muebles destinados al taller educativo (La Iglesia misma recogió $17.000 dólares antes que llegara la crisis financiera a Chile)
  • $600 dólares por mes para pagar la mitad de los sueldos de dos universitarios que trabajan medio jornada en la Iglesia. Jóvenes como estos son el futuro de la Iglesia en nuestro sector de Chile.
Si Ud. puede ayudar a proveer de estas necesidades, favor de enviar cheques a Conosur Christian Ministries, 37747 Bristol Court, Palmdale, CA 93550-5441, indicando “Gastos operacionales iglesia”.